Gemma Araujo, alcaldesa de La Línea: “Nunca se me ha pasado por la cabeza dimitir”, “seguiré luchando por mi pueblo”

Miércoles 28 Diciembre, 2011
Gemma Araujo y Francisco España, dirigentes linenses.

Gemma Araujo y Francisco España, dirigentes linenses.

La alcaldesa de La Línea de la Concepción, Gemma Araujo, acompañada de una nutrida representación de su equipo municipal de gobierno, ha comparecido en rueda de prensa en la que ha analizado las circunstancias que se viven actualmente tanto en el Ayuntamiento como en la ciudad. Lo explicado por la regidora linense es del siguiente tenor:
Comparezco hoy aquí, como legítima alcaldesa de La Línea, para informar a mis conciudadanos de la problemática de se viene viviendo en este Ayuntamiento desde la declaración de huelga indefinida por parte de los sindicatos y que se está trasladando a nuestra ciudad.
En primer lugar, quiero comunicar a todos los linenses que mi ilusión y compromiso por sacar a la ciudad del pozo en que la sumieron los dirigentes del PP-GIL, después de 16 años de gobierno, permanecen intactas y que las dificultades encontradas en estas últimas semanas ha redoblado mi convicción de que La Línea y, por tanto, el Ayuntamiento tienen solución, a pesar del intento de diversos sectores por desestabilizar y sembrar el caos en la ciudad. Soy consciente de que para ello será necesario tomar decisiones contundentes y con estricto cumplimiento de la legalidad.
Por tanto, quiero con toda rotundidad despejar cualquier duda sobre mi continuidad. Ni voy a dimitir ni se me ha pasado por la cabeza tal eventualidad. Y digo esto para desencantar a aquellas personas que de forma interesada están poniendo en circulación tal rumor. Tengo un equipo de personas formadas, preparadas y volcadas en su trabajo, y cuento con los mismos apoyos políticos que el día de mi investidura como alcaldesa, y ello a pesar de la grave desestabilización de la que estamos siendo objeto.
Mi ánimo de lucha, el cariño por mi pueblo y mi convicción política, me obliga a continuar en el trabajo, buscando proyectos e inversiones que hagan resurgirlo, y a exigir de las administraciones superiores el pago de la deuda histórica que España tiene con La Línea.
En segundo lugar, quiero denunciar públicamente una campaña de extrema dureza dirigida por algunas facciones de la sociedad y apoyadas por algún medio de comunicación para intentar crear un ambiente de caos en la ciudad, en un intento de sembrar la anarquía y el desconcierto entre los ciudadanos, actuaciones dirigidas por algunos desalmados que queman contenedores, rompen las señales de tráfico, destrozan papeleras, meten fuego a los restos de podas o a las casetas de playas, ensucian la ciudad con panfletos anónimos, para finalizar con el apedreamiento de la sede del PSOE lo que puso en grave peligro a numerosas personas, entre las que se encontraban algunos menores.
Estamos viviendo una situación parecida a la que se vivió en la ciudad meses antes de la llegada del GIL en el año 1999, en la que, como todos recodamos, se sucedieron actos de sabotaje por toda la ciudad.
Este tipo de actuaciones dañan enormemente la imagen de la población, no sólo ante los miles de visitantes que por estas fechas acuden al reclamo de Gibraltar, sino también ante los inversores que ven en La Línea una nueva posibilidad de negocio tras la marcha de los gobernantes del GIL.
Deben saber los linenses que no permaneceremos impasibles frente a quienes no aceptan el libre juego democrático y la nueva correlación de fuerzas que ha desplazado del poder al PP-GIL.
Para ello convocaré de forma urgente a la Junta de Seguridad Ciudadana con el fin de analizar la situación y acabar con esta campaña orquestada de sabotajes continuados.
Al mismo tiempo solicito la colaboración ciudadana para que pongan en conocimiento del Ayuntamiento cualquier actuación de este tipo de la que sean testigos.
En tercer lugar, quiero hacer una referencia a la huelga indefinida que desde hace más de 20 días venimos sufriendo los ciudadanos de La Línea.
En principio quiero recordar que en 16 años de gobierno del PP-GIL jamás hubo una actuación de esta contundencia por parte de los sindicatos, y menos aún teniendo en cuenta que se produce frente a un gobierno que sólo lleva seis meses en el poder de la ciudad y que se ha encontrado una situación caótica desde el punto de vista laboral y económico.
Los ciudadanos deben saber que cuando llegamos al gobierno municipal ya se debían a los trabajadores municipales 3 nóminas. La de mayo, la extra de Navidad y la extra de los laborales de marzo. Más de 3 millones de euros.
Deben saber que cuando llegué a la Alcaldía me encontré que los anteriores gobernantes dispusieron o comprometieron de mi legislatura más de 30 millones de euros. Decir esto no es llorar, es contar las verdades.
La plantilla estaba y está sobredimensionada y con escasas posibilidades de reducción debido a que el anterior equipo de gobierno dio estabilidad en sus puestos de trabajo a centenares de allegados y familiares, y con unos sueldos sobrevalorados para los tiempos que vivimos.
Así, y solo por dar algunos ejemplos, hay conserjes de este Ayuntamiento que cobran 2.800 euros, más que un profesor; o limpiadoras con 1.900 euros, más que un maestro; o técnicos que superan con mucho los 4.000 euros mensuales, más que un médico. Enderezar los múltiples entuertos de 16 años en sólo seis meses es una tarea titánica.
Por ello, desde el primer momento, nos dedicamos con los propios trabajadores municipales, es decir sin contratar a ninguna empresa externa, a la elaboración de una RPT que adaptara la plantilla municipal a las necesidades del Ayuntamiento, haciendo al mismo tiempo justicia en los salarios, tanto entre los propios trabajadores municipales como en comparación con el resto de sectores de la sociedad. Y podemos estar orgullosos de que en estos 6 meses somos el único municipio de España que ha realizado una RPT, la cual voy a presentar a la mesa de negociación del Ayuntamiento y a los distintos partidos políticos, para que, a la mayor brevedad, sea llevada a pleno y aprobada.
Evidentemente, si hubiese contado con la mayoría absoluta en el Consistorio Municipal estoy segura que los tiempos se hubiesen reducidos.
La seguridad en el trabajo que estamos haciendo, y que los resultados serán positivos para el Ayuntamiento y para La Línea, me hace pedir la confianza a los trabajadores municipales y a los ciudadanos en general.
A los primeros les pido que vuelvan a sus puestos de trabajo, que colaboren con el equipo de gobierno para sacar adelante no sólo nuestra ciudad sino también sus propios puestos de trabajo.
Si no trabajamos no generamos recursos y si no hay recursos no hay dinero para pagar las nóminas. La huelga más que ser un impulso para esforzarnos por conseguir los fondos con los que pagar las nóminas es una dificultad, al mismo tiempo que da de nuestra ciudad una nefasta imagen para aquellos que quieren crear riquezas e invertir en ella.
Les pido que no se dejen guiar por los radicales nostálgicos de anteriores etapas de gobierno que les están llevando a una situación sin salida que sólo persigue un objetivo: la dimisión de este equipo de gobierno legítimamente elegido por los hombres y mujeres de La Línea, y así volver a tomar el poder municipal.
No lo van a conseguir porque somos mayoria los linenses que deseábamos un cambio de rumbo en la gobernabilidad de la ciudad. Somos muchos los que estábamos hartos de tanto despilfarro de los fondos públicos, del dinero de todos los linenses, los que estábamos cansados de actuaciones arbitrarias, de los expolios continuados a nuestro patrimonio de suelo y del aumento indiscriminado de la plantilla, lo que ha provocado la falta del pago regular de las nóminas, viéndose implicados en esta injusticia aquellos trabajadores que accedieron a sus puestos de trabajo tras superar unas limpias oposiciones.
Además, les comunico a los trabajadores municipales que estoy realizando gestiones permanentes con las entidades bancarias para que en el menor tiempo posible podamos realizar un importante pago que reduzca sustancialmente las deudas que este Ayuntamiento tiene con ellos.
Al resto de ciudadanos les pido confianza y colaboración. No voy a permitir que la prensa sensacionalista o algún medio de comunicación de fuera de La Línea, más preocupado en hacer caja que en informar, ataquen día tras día a nuestra ciudad desprestigiándola. Porque en esa línea no le hacen daño a Gemma Araujo o al PSOE, sino al pueblo de La Línea, a los linenses. Y eso no lo voy a permitir.
La Línea y su gente siempre han sido, hasta la llegada del GIL, una ciudad acogedora, solidaria, donde la buena vecindad y el buen entendimiento impregnaban sus calles. Y a eso es a lo que tenemos que volver. Esa es la ciudad por la que voy a luchar. Por ello le pido a mis conciudadanos su apoyo para hacer de La Línea la ciudad que todos queremos y no permitamos que un puñado de sinvergüenzas nos la quiten. Informa: Prensa Ayto La Linea.

Etiquetas: , , ,

Noticias Relacionadas:

Deje un comentario

POR TEMAS

Contactar

Si queréis participar en nuestra página o enviarnos sugerencias mandad un email a lagoleada1@hotmail.com